¿Es la movilidad urbana nuestro próximo reto?

Los tiempos cambian porque aparecen nuevos paradigmas que lo transforman todo. Cuando pensamos que un modelo funciona, de repente aparece un elemento nuevo que nos obliga a pensar de manera diferente.

Ahora, en la movilidad urbana el nuevo paradigma es el ciudadano, cuando ayer lo era el coche. Con el paradigma anterior, hemos ido configurando el espacio urbano para adaptarlo a las necesidades de los vehículos. No son espacios de convivencia y relación entre los ciudadanos. Al final, el esquema ha hecho que los últimos desarrollos urbanos acojan a ciudadanos conectados que viven en ecosistemas muy frágiles. Si en esos desarrollos urbanos falla un mecanismo cotidiano de conexión, no existen otros que lo sustituyan para que la vida siga funcionando.  Así, con menos diversidad de soluciones somos menos eficientes, porque el fallo de un mecanismo afecta al resto.

Entonces, el nuevo paradigma, el ciudadano, nuestro foco de atención ahora, ¿qué implica cambiar el paradigma en movilidad urbana?

  • Primero, el ciudadano del siglo 21 ya no es un individuo aislado, sino un miembro de una comunidad conectada.
  • Segundo, el espacio urbano es un espacio de relación física y la red es un espacio de relación virtual. Ambos ahora están conectados.
  • Tercero, un factor clave es la diversidad de interacciones y su calidad. Pocas interacciones de mala calidad generan ecosistemas muy frágiles de convivencia.
  • Cuarto, la tecnología está cambiando todo. Nuestra manera de relacionarnos, de pensar, de comunicarnos, de hacer negocios. Es como un tsunami que ha permeado en nuestra vida cotidiana.
  • Quinto, el ciudadano en el siglo 21 es capaz de producir. La tecnología le permite generar ingresos realizando pequeñas actividades. Ahora, ya no sólo consume.

Pero ¿qué pasa cuando el ecosistema no puede crecer más por restricciones legislativas? Si más o menos entendemos las claves de lo que parece que viene, ¿por qué seguir limitando el desarrollo empresarial local obcecados en modelos normativos restrictivos? Aquí la normativa actual no permite que un ciudadano diseñe soluciones para la comunidad porque directamente prohibimos por ley la actividad sin pensar que tenemos ingenieros con las mismas ideas y el mismo acceso a la tecnología. Terminamos generando ecosistemas frágiles de ciudadanos aislados dependientes de otras soluciones, de manera desordenada y con conflictos en el camino. ¿Por qué la normativa impide al ciudadano productor implicarse más en el modelo de ciudad y ser una parte más activa?

Y esto es lo que supone haber cambiado de paradigma, que nos vemos obligados a pensar de manera diferente. Sin embargo, lo que está ocurriendo en Madrid y Barcelona no es el resultado de una reflexión tan tan nueva. En España ya tenemos ejemplos de ciudades que llevan muchos años implantando políticas activas en forma de Planes de Movilidad Sostenible y Espacio Público, incorporando Foros Ciudadanos por la Movilidad Sostenible después de alcanzar Pactos Ciudadanos por la Movilidad. Con resultados evidentes en mayor eficiencia en el uso del transporte público, en el uso más inteligente del transporte privado, en la disminución de la contaminación atmosférica y del ruido, y en la recuperación de espacio público para el peatón, con consenso político al respecto. Estas iniciativas han generado ecosistemas más fuertes.

Lord Kelvin dijo en 1900: “No queda nada por ser descubierto en el campo de la física. Todo lo más, más medidas y más precisas“. Cinco años después de esta aseveración, Einstein publicó su artículo sobre la relatividad, abriendo la caja de pandora para la comunidad física mundial. Eso generó un cambio de paradigma, igual que hoy el ciudadano del siglo 21 lo es para la movilidad urbana. Tendrá consecuencias que deberemos afrontar, si o sí.

¿Qué debemos hacer? ¿Cuál debería ser nuestra actitud? ¿Nos quedamos en el “Qué inventen ellos” o tomamos la iniciativa, porque ya tenemos criterio, experiencia e información?

Anuncios

Acerca de Rafael Martinez-Cortiña

21st century life explorer in Madrid, a city that makes sense
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s