Conexión colaborativa: oportunidades en un presente continuo

Algo revolucionario está pasando. Por todo el mundo, un movimiento global de ciudadanos está construyendo una nueva manera de entender la economía, un enfoque basado en compartir nuestras cosas.

Bienvenido a la sociedad colaborativa. Un espacio donde personas como tú te llevan en su coche, se quedan en tu casa y con ellos compartís parking, comida  y hasta la bicicleta (esa que nunca usas). Con un Smartphone.

Bienvenido a una sociedad hiperconectada donde se mezcla lo real y lo virtual. Una sociedad que genera cientos de miles de millones de euros por el mundo y agrupa a decenas de millones de ciudadanos.

Y podríamos preguntarnos, “Pero esto es desde la crisis, ¿no?”

Sí, la crisis mundial golpeó especialmente a la generación de los millenial, la más preparada de la historia y con mayor acceso a la mejor tecnología. Los que han nacido entre 1982 y 1997 se encuentran con que no tienen trabajo, no pueden comprar una casa y no pueden comprar un coche…pero sí pueden pagar el wifi. No tienen la propiedad, pero sí el acceso. Rompen las normas que rigen nuestro entendimiento de la economía y generan un nuevo enfoque, la economía de acceso. La economía de propiedad les parece el pasado. Ya no quieren el coche, quieren el móvil. De la misma manera que nosotros queríamos la canción, pero no el CD.

Así que la generación de los millenial se conecta a través de la tecnología y establece comunidades de intereses. Todos tenemos el mismo interés. Los miembros de la comunidad, con quienes compartimos nuestras cosas, son nuestros pares, nuestros iguales, y en comunidades virtuales la confianza es la moneda de cambio y la intermediación con empresas tradicionales prácticamente desaparece.

Estas comunidades de pares conectan mediante la tecnología con desconocidos con quienes comparten valores y entre ellos hacen negocios, peer-to-peer, entre iguales. Ahora la tecnología nos ofrece suficiente información sobre un desconocido como para poder saber si es de nuestra comunidad y si podemos confiar en él. La reputación digital es fundamental en un mundo donde la inmediatez y la confianza son primordiales.

Estas comunidades se comunican viralmente en torno a plataformas online que conectan a los nuevos ciudadanos del siglo 21, los denominados prosumidores, ciudadanos que producen y consumen, bajo demanda. Junta a personas que necesitan ahorrar con aquellas que necesitan un poco de dinero. Estos ingresos han permitido a millones de ciudadanos sortear la crisis por todo el mundo.

Todo esto suena a que la economía colaborativa es un win win para todo el mundo…..pero no es tan sencillo.

Si analizamos la evolución de la economía colaborativa, ésta ha supuesto una auténtica bala digital para numerosas industrias. Los hoteles y los sistemas tradicionales de transporte se encuentran asfixiados por una hiperregulación y por una elevada imposición fiscal que les impide competir con un caballo desbocado. Ellos piden, naturalmente, la igualdad de condiciones en el terreno de juego, pero….¿es el mismo juego?

Este se basa en la oferta. Este se basa en la demanda. No es lo mismo.

Este tiene clientes. Este conecta con comunidades de pares.

Este ofrece garantía. Este, confianza.

Este está centralizado. Este está distribuido.

Podríamos decir, “pues que los hoteles y los taxistas se pongan las pilas….”

La verdad es que para bien o para mal, las industrias están reguladas….. pero la economía colaborativa, no. Eso no es justo.

Entonces, ¿qué hacemos? ¿Cómo ordenamos esta nueva realidad del ciudadano productor? Porque… ¿cómo vamos a regular una sociedad de cudadanos hiperconectados con la realidad virtual, impresoras 3D, reputación digital, inteligencia artificial, crowdfunding, microhilos conductores y nanotecnología?

Todo eso será normal en 2018.

¿Cómo damos un poco de sentido a todo esto para beneficio de todos?

Anuncios

Acerca de Rafael Martinez-Cortiña

21st century life explorer in Madrid, a city that makes sense
Esta entrada fue publicada en Legislación, Nuevos esquemas corporativos y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s