B2P (o cuando B2C conoció a P2P)

El P2P ha llegado en silencio y ha cambiado algunas cosas. La empresa tradicional y el marco académico viven con auténtica perplejidad la aparición de un esquema socio-económico que nos está cambiando la manera de entender la vida. ¿Qué diferencia un esquema tradicional de un esquema P2P? ¿Por qué están tan enfrentados? ¿Cuál sería la reconciliación más lógica? ¿Y si se conocieran mejor? ¿Puede ser el B2P la reconciliación?

———————————————-

B2P (o cuando B2C conoció a P2P)

– Pieza de teatro de improvisación en un acto –

En Madrid, en una típica tasca del barrio de Las Letras, altamente recomendada por Trip Advisor, un amigo común presenta a dos tipos empresariales, a ella y a él. Ninguno tiene información del otro, por lo cual no tienen ninguna opinión formada. Se dan la mano y sonríen.

B2C: Hola, me llamo B2C y soy una empresa industrial que busca incrementar ingresos vendiendo cosas nuevas a mis clientes. ¡Encantado de conocerte!

P2P: Hola, sí, es un placer conocerte, yo me llamo P2P y soy una empresa conectora  que busca disminuir gastos compartiendo cosas existentes entre las comunidades de mis pares.

B2C: ¡Qué novedad! El B2C significa Business-to-Consumers. Yo represento al capitalismo de propiedad, es decir, tengo activos que rentabilizo bajo el esquema de propiedad o alquiler. No imaginas la pasta que pago en impuestos. Tengo entendido que tú no tienes ningún activo, pero rentabilizas los de los demás, y no pagas impuestos.

P2P: Exacto, yo represento el capitalismo de acceso, que ha surgido con Internet y la interconexión mundial de personas que se consideran pares. El P2P es Peer-to-Peer, es decir, entre pares, personas que se consideran iguales. Entre ellos hay confianza avalada por los demás miembros y comparten sus cosas bajo un esquema de precios bajos, que consiguen por costes de intermediación bajos. Son los pares quienes pagan impuestos sobre sus ingresos. Hemos crecido juntos.

B2C:¡Qué interesante! ¿Y qué les ofreces? Yo ofrezco productos y servicios y valoro la solvencia de mis clientes.

P2P: ¡Qué bueno! Yo a eso no llego, aunque quisiera llegar y en eso estoy. Yo ofrezco el mundo de las experiencias y valoro la confianza entre pares.  Lo malo es que soy virtual y mi futuro es incierto. No soy muy conocida todavía, aunque parece que estoy de moda.

B2C: Yo en ese sentido estoy mejor, porque tengo activos y un protagonismo importante en esta sociedad. Estoy integrado y reconocido como una referencia universal.

P2P:  Lo sé perfectamente porque casi todo lo he aprendido de ti.

B2C: Pero tú tienes cosas que yo no tengo. Por ejemplo, yo no conozco apenas a mis clientes y por ello al final estamos hiperregulados. Si quiero información de ellos, la tengo que suplicar. Date cuenta de que, bajo mi esquema, mis clientes se quedan en eso, en clientes, aunque yo desee acceder a personas. Yo mismo soy persona y me gusta que me traten como tal.

P2P: Ya, en nuestro caso nos conocemos todos en nuestra comunidad de pares y por ello estamos auto regulados. Nuestro sistema expulsa automáticamente a quien no es 5 estrellas. Si por una mala experiencia recibes un 4 y no un 5, sabes que pasarás a la página 32 del buscador y será tu fin. No eres excelente. No eres de esta comunidad de pares. Adiós. Sin embargo, nuestro marco legal nos hace muy vulnerables al crecimiento ordenado. En algunas ciudades somos legales.

B2C: Por eso no te preocupes, me avalan 150 años de historia y he estado en situaciones socioeconómicas y políticas mucho peores que tú ahora. Imagínate lo que fue regularme a mí en la Revolución Industrial, en guerras, con cambios de forma de gobierno, con nuevos inventos… ¡un disparate! He visto de todo y lo he sobrevivido todo. Al final nos vamos regulando de acuerdo a las circunstancias, aunque te reconozco que cada día me cuesta ser más eficiente. Esta hiperregulación ya me está asfixiando.

P2P: Pues lo mismo es la hiperregulación lo que te limita el desarrollo natural. Si no te permite moverte, no puedes ser flexible a los cambios. Yo tengo una breve experiencia de 5 años y creo que soy eficiente gracias precisamente al menor intervencionismo normativo. Aunque no te creas, por precisamente ir arrasando, lo mismo me restringen en breve.

B2C: Soy legal y represento la TESIS.

P2P: Soy alegal y represento la ANTÍTESIS.

B2C: Mis primos en San Francisco me han hablado de que empieza a hablarse de matrimonios entre Tesis y Antítesis. Incluso en Madrid se han presentado iniciativas con unos resultados muy sorprendentes. Pero vamos, que hay embarazo, pero el bebé no acaba de nacer…

P2P: Sí, claro, al final nacen SINTESIS de sus esquemas de negocio. Lo bueno de uno con lo bueno del otro. En realidad, lo estáis desarrollando vosotros las empresas industriales, porque nosotras las P2P todavía estamos en fase de nacimiento y no tenemos autonomía para desarrollar ese esquema sin vosotros.

B2C: Fíjate en mi drama. Lo tengo todo para vivir cómodamente, pero no consigo conectar con la que sería mi comunidad natural de clientes. Los que a mí me gustaría y no tener que aguantar al primero que llega. Mi servicio es bueno, pero llega a ser excelente cuando conecto con mi cliente. Pero luego éste se va…y aparece el siguiente, a quien no conozco. Esta esquizofrenia de “quiero conocer a quien no conozco porque quiero ofrecerle un servicio excelente, pero la situación me obliga a ser adivino porque de mi cliente tengo poca información” es constante y me dificulta la toma de decisiones.

P2P: Pero B2C, si a mí eso es lo que me resulta fácil. ¡Yo soy conectora nata! Lo sé todo de todos, su grado de credibilidad, sus preferencias de compra, la rapidez en su toma de decisiones, sus necesidades específicas, su valor por los otros miembros, etc. Todo es todo y en el futuro pienso dirigir ofertas específicas sólo a los que la comunidad considere los mejores. Mis 5 estrellas en un futuro próximo accederán a nuevos servicios, sólo para ellos. La confianza será la próxima moneda de cambio. Ahí nosotras tenemos un problema. Fuera de las comunidades, las empresas nos odian.

B2C: El odio no lleva a ninguna parte. ¿Y si yo te pudiera ofrecer los elementos que a ti te faltan si tú me aportas los que me facilitarían la vida a mí?

P2P: Me has leído el pensamiento B2C. Estaba a punto de ofrecerte conectarte con mi comunidad de pares, pensando que eso nos permitiría tener la confianza de que el servicio siempre será excelente, por uno o por el otro. Ahí, entre los dos, lo cubrimos todo y el riesgo de eventualidad se vuelve cero. Eso tendría que valer como factor diferencial ¿no?

B2C: Pues claro. Imagina que te ofreciese la posibilidad de una estabilidad financiera…

P2P: Y yo a tí el acceso a un esquema de financiación a plazos increíble en el que casi nadie ha reparado, pero que te haría muy poderoso. Date cuenta que mis pares pagan al contado cuando contratan, el 3 de marzo, por ejemplo, yo me quedo con la pasta y se la envío al día siguiente de la provisión del servicio, que puede ser un 8 de julio. Esos cuatro meses ese dinero es mío. Multiplica por el número de operaciones.

B2C: Interesantísimo, porque eso puede interesar a mis socios. Ellos también se han metido en esquemas parecidos. Yo también creo que no hemos reparado en ese esquema de gestión de tesorería tan brutal, porque de eso no he visto que comentemos nada. Ahora entiendo por qué algunas empresas P2P valen tanto dinero en tan poco tiempo. Entre otras cosas, era eso. Oye, ¿y tú crees que tus pares desearían ser mis clientes?

P2P: Pues, mira, te voy a decir la verdad. No. Tajante. Mis pares ya pueden ser tus clientes cuando quieran, pero quieren otra cosa. Para la sociedad industrial ya son clientes, pero para la comunidad son pares y les encanta. Trátales como pares, no como clientes. Tú mismo lo harás cuando les conozcas. Conocerás a todos. Con detalle. Tendrás tanta información que ellos mismos te dirán qué desean y tú simplemente se lo facilitas.

B2C: Tratar a un cliente como un par es lo que llevo intentando desde hace 30 años. Saber cómo ofrecer una experiencia única es precisamente mi deseo, y he invertido millones de euros en ello, en activos, recursos humanos, lo que te imagines. Me estoy dando cuenta de que mi esquema era correcto, pero me faltaba la tecnología para conectar a nivel mundial y conocer a los pares naturales de mi marca. A mis pares en el mundo. Me gusta el nombre, ¡pares! Imagina que conecto a tus pares con mi negocio industrial y juntos les ofrecemos la “experiencia avalada”.

P2P: ¡Sería la revolución! No comentes nada, pero mis primas en San Francisco están trabajando a ritmo cardíaco para presentar precisamente una SINTESIS. Tienen problemas de tipo legal y corporativo, porque son un poco pesadas a la hora de tomar decisiones. Como son ricas y andan presionadas por todas partes…les cuesta un poco más dar el paso de la gloria. Eso sí, una lo dará y todas sabemos que será en Septiembre de 2014, aunque se habla de que un par de las grandes yankies dará un pequeño campanazo este mes de Julio. Eso si, ¿quién? y ¿qué?

B2C: Gracias por la confidencia, pero yo también te comento que uno de mis primos, un patriarca del clan de los gordos-gordos industriales, allá en Estados Unidos, va a presentar en Portland un esquema como el que hablamos. Creo que en noviembre del 2014, según me comentaron en mayo. Pero ¿sabes qué?, o me equivoco o creo que quedan cortos. Muy cortos.

P2P: ¿Por qué lo dices?

B2C: Jajajajajajajaja…pues porque nosotros en Madrid tenemos los ingredientes para dar el campanazo de verdad y porque sabemos atrapar a la Diosa ocasión por los pelos. Me has dado una idea. Si lo he entendido bien, en realidad, es bastante fácil. Me tengo que ir. Necesito hablar de este tema con unos amigos. Aquí tienes mi tarjeta. Ha sido un placer. Me gustaría quedar un día para poder profundizar un poco en un modelo que sería totalmente nuevo, o del cual no conozco referencias. Los que lo están intentando se quedan en poca cosa, para lo que ahora se espera. Se me ha ocurrido un esquema inédito en el mundo. Me dan escalofríos de pensar hasta dónde podría llegar.

P2P: Es que si nosotros pudiéramos trabajar para vosotros, podríamos elegir con quien trabajar, si con una empresa online con sede en San Francisco que no paga impuestos en Madrid o con una empresa que sí paga impuestos y genera empleo en Madrid. Yo creo que mi comunidad de pares lo tiene muy claro, siendo tan castizos como son. Igual que la regulación. Evidentemente que queremos una regulación. Pero es que esas cosas nunca nos las preguntan. Si yo pudiera conectar a mi comunidad de pares a tu red de servicios, juntos hacemos un esquema de crecimiento a coste cero y generamos miles de empleos de una tacada normativa. Lo que yo tengo ya está listo y es excelente y tú sólo necesitas ofrecérselo a tus clientes, que es precisamente lo que buscan.

B2C: La verdad es que suena fantástico. ¿Cómo le llamamos a este esquema ya tan recontradistruptivo?

P2P: ¿Te gusta Business-to-Peers?

B2C: Hecho, nunca lo había oído. Business-to-Peers. ¡B2P!

P2P: Es que formalmente no existe esa denominación, que yo sepa, aunque llevemos fantaseando con ella y la llamemos de todas las maneras. Me la acabo de inventar.

B2C: Me voy corriendo, creo que he entendido el potencial del Business-to-Peers. No imaginas el placer que ha sido conocerte. Tu esquema me solucionaría muchísimos problemas y me ahorraría muchos costes. Con proyección internacional a coste cero. Sería mucho más eficiente y mi esquema sería global. Permíteme que un día te invite a un café y te cuento una idea que se me ha ocurrido. Es muy loca, pero  ya puestos a ser creativos…

P2P: Estoy de acuerdo. Tenemos que serlo porque la competencia es brutal. Ha sido un placer enorme. Ahora no me voy a quitar de la cabeza que los miembros de mi comunidad de pares puedan tener la posibilidad de reintegrarse en el esquema socioeconómico madrileño, cotizando, con tarjeta sanitaria, con la tranquilidad de llegar a fin de mes… bajo un paraguas como el de tu grupo empresarial. Te aseguro que no te fallarán. Hacen lo que más les gusta. Es un gigantesco pool de talento ciudadano, porque los pares ofrecen su talento y por eso son excelentes y los demás les buscan.

B2C: Me interesa mucho el talento natural. Tenemos que hablar. Tienes mi tarjeta.

P2P: Gracias. Ha sido un placer enorme. Te mando un whatsapp. Métete en nuestra página en Facebook y hazte follower en Twitter. También Instagram. Si deseas comunicar algo, dímelo y lo posteo. Accedemos a millones de personas gracias a nuestro esquema de comunicación viral circular. Hasta la próxima. ¡Muchísimas gracias!

B2C: Será dentro de muy pronto. Con seguridad 🙂

– FIN –

A Merche B. Se confirma que existen Las Musas en Madrid 🙂

 

 

 

Anuncios

Acerca de Rafael Martinez-Cortiña

21st century life explorer in Madrid, a city that makes sense
Esta entrada fue publicada en Modelo Madrid, P2P y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s