La bala digital se dirige ahora a la banca

Se confirma que todo negocio tiene una bala digital. La Era Digital prometía ser un tiempo de cambio, pero ni nos imaginábamos hasta qué punto todo cambiaría en tan poco tiempo. Empezó con la industria de la música y ésta se transformó radicalmente. Siguió con el periodismo, y de repente, cualquier ciudadano con un smartphone en la mano podía ser periodista en un blog, además de que la prensa en papel ha disminuido dramáticamente sus ventas. Siguió con el sector turístico, cuando los usuarios de repente podían elegir los precios de avión y de hotel con un click y cambiaron un panorama empresarial que empeoró cuando irrumpieron los portales de alquiler de viviendas privadas a particulares, satisfaciendo una demanda nueva que los hoteles no han sabido aprovechar a su favor. Ahora parece ser que le toca a la banca, y con serios competidores.

arboribus

Arboribus es considerada como una amenaza “muy significativa” por parte de las grandes entidades financieras

Según un estudio elaborado por el IEB acerca de los nuevos competidores del sector financiero como Google, Paypal, Kantox y la española Arboribus son las que cuentan con las mejores armas para plantar cara a la banca tradicional actualmente. Bien, pues de todos esos gigantes es precisamente la española Arboribus la que mejor está posicionada para suponer una amenaza “muy significativa” para las entidades financieras, tal y como se explica aquí. Satisface la demanda de un público que dispone de mejores herramientas y que ha generado nuevos nichos de mercado. En el artículo, me ha sorprendido especialmente ver que, “para García de la Cruz y Herráiz, la principal ventaja de estas empresas frente a las entidades financieras es que sus clientes son más que eso, “se han convertido en fans capaces de recomendar sus productos en todo el mundo, cosa que no ocurre con los bancos”. Sin embargo, creen que también tienen sus inconvenientes. “La regulación es una limitación para ellas, no tienen experiencia bancaria y sólo entrarían en el negocio si pudiesen obtener márgenes tan altos como los que ahora reciben”, han matizado”. Exactamente igual que con la discusión hotelera.

Al final, eso demuestra que la economía colaborativa es una tendencia que afecta a todos los sectores y que tiene el mismo común denominador: el oferente obtiene el doble de ingresos de un consumidor superfan que paga la mitad, porque se han minimizado los costes de intermediación. Y ahí está una de las claves de la economía colaborativa. Ahora el intermediario es meramente un facilitador y cuesta muy poco. De repente, el  nuevo intermediario ya no es juez y parte en todo el proceso, tal como ha ido evolucionando su figura en el modelo económico actual. De repente, es el consumidor el que se hace juez y parte del proceso. Hoy en día, los grandes intermediarios que conocemos son los que han hecho que todo proceso resulte pesado, caro e ineficiente, ya que la estructura económica ha ido evolucionando en gran medida en torno a sus intereses propios.

El esquema colaborativo es infinitamente más eficiente. Al final va a ser cierto que la economía colaborativa va a cambiar el mundo. Que se prepare la banca. Next?

Anuncios

Acerca de Rafael Martinez-Cortiña

21st century life explorer in Madrid, a city that makes sense
Esta entrada fue publicada en Nuevos movimientos y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

5 respuestas a La bala digital se dirige ahora a la banca

  1. Pingback: La bala digital ya ha herido a las telefónicas…¿de muerte? | Ciudadano del siglo 21

  2. Alberto dijo:

    También aquí aparece lo que comentaba en la entrada anterior, respecto a la publicidad de los clientes (en ese caso eran los turistas). Es muy poco probable que alguien se haga fan del “BancaTrón” o del “GreatHotel” de turno, y en cualquier caso será una relación más impersonal. Después de todo, es una entidad, no algo realmente vivo, y mucho menos un ser sintiente con el que conectar, empatizar, y disfrutar.
    Hace un tiempo (relativamente breve) aparecieron los community managers, y similares, que se encargan de dar un toque más humano y cercano a las webs (o perfiles, en redes sociales) de las empresas. Digamos que es un pequeño lavado de imagen e intento de acercamiento a la gente. Pero aún así tendría un fallo, que es que esa parte más humana, está normalmente desligada del trato real, y no tiene una potenciación por parte de los clientes. Esto es, la web o el perfil es muy agradable, pero uno luego tiene que tratar con gente totalmente diferente y desconocida.
    Por ejemplo, en el caso de Airbnb, el trato es diferente. La gente hace comentarios y referencias sobre un anfitrión en concreto, que es el que conoces, y el que recomiendas (o no). Hay, en ese caso, una proyección directa entre lo que hay en internet y la realidad. No conozco el caso de Arboribus o similares, pero probablemente tengan también cierto factor humano y próximo del que carecen los bancos.
    La economía colaborativa brota por todas partes. Y quizás incluso la economía colaborativa sea tan solo el principio de algo aún mayor, y más humano.

  3. Luis dijo:

    Muy buena idea la que aquí se expone. La tan cacareada falta de liquidez que ha originado la crisis. La falta de financiación de proyectos de las empresas porque las entidades financieras convencionales dedican sus recursos a comprar la deuda pública de los estados que soportan primas de riesgo altas, ya tienen una solución en este tipo de iniciativas colaborativas en las que todos podemos participar más directamente con nuestros ahorros, de forma transparente y asumiendo un riesgo conocido a priori, sin engaños, sabiendo que el destino de esos recursos se dirigen a proyectos empresariales concretos, en pro de una mayor competitividad, eficacia y eficiencia, y por lo tanto generadores de riqueza y empleo, que tanto necesitamos en este país.
    Enhorabuena.

  4. Pingback: Bluemove Community o la (r)evolución P2P en el carsharing | Ciudadano del siglo 21

  5. Pingback: Jeannines and Cheskys now measure peer and financial cibergrowth | Ciudadano del siglo 21

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s