Si yo fuera Antonio Gil, hubiera dicho…

Antonio Gil Alonso llega a la presidencia del hospedaje madrileño tras una dilatada carrera profesional como director de hotel, siempre en Madrid, iniciada con 22 años y finalizada en 1997, fecha en la que asume la Secretaría General de la AEHM. Fue presidente de la Asociación Española de Profesionales del Turismo (AEPT)

Antonio Gil es presidente del hospedaje madrileño tras una dilatada carrera profesional como director de hotel, siempre en Madrid, iniciada con 22 años y finalizada en 1997, fecha en la que asume la Secretaría General de la AEHM. Fue presidente de la Asociación Española de Profesionales del Turismo (AEPT).  En el año 2004 se le concedió el premio Hermes Turístico (Hermestur) a la profesionalidad en el sector. Es el primer Presidente Ejecutivo en la historia de la Asociación Empresarial Hotelera de Madrid.

El presidente de la Asociación Empresarial Hotelera de Madrid (AEHM), Antonio Gil, ha manifestado públicamente “su preocupación y la de todos los hoteleros madrileños” por la irrupción de la economía colaborativa en el panorama turístico. Considera al consumo colaborativo como una opción desleal de negocio y presiona para que se prohíban en la Comunidad de Madrid plataformas como Airbnb, Windu y Alterkeys, dedicadas al alquiler turístico de viviendas y de habitaciones en domicilios privados mediante una próxima regulación del sector. ¿Cómo? ¡Menudo coste de oportunidad! ¡¡Yo habría ido mucho más lejos!!

Es un hecho que cada negocio tiene una bala digital. Sectores enteros, como la música o el periodismo, han sufrido cambios radicales en muy poco tiempo. De repente, una comunidad decide cambiar las reglas del juego porque ahora Internet se lo permite. Es el siglo XXI y miles de personas coordinadas pueden variar el rumbo de muchas cosas.

Internet ha posibilitado que nuevas comunidades rentabilicen nuevas iniciativas de negocio. Los nichos de mercado ahora son más fácilmente atacables con productos hechos a su justa medida. Aquellos que han identificado y entendido las tendencias del mercado hoy ofrecen servicios muy rentables. Al fin y al cabo, la demanda manda y es mejor ofertar lo que se demanda. Es algo que el sector hotelero ha hecho hasta ahora, pero de repente hay cosas que están cambiando.

Si ahora las tendencias del mercado indican vientos de cambio repentino, aprovechemos su impulso y hagamos frente al cambio coordinados, no enfrentados. El sector hotelero está preocupado porque es consciente de que sus clientes han modificado sus preferencias y no pueden generar lo que demandan sus clientes. La industria hotelera no puede generar “experiencias”. ¿No puede? ¿Por qué no puede?

La situación de partida no puede ser más positiva, en realidad. Los factores en juego son los siguientes. Por un lado, aparece una demanda tan intensamente creciente que es capaz de generar a través de una sola empresa más de cien millones de euros a una ciudad y 4.000 puestos de trabajo. Por el lado de la oferta, ¿quién está atendiendo esa demanda y qué motiva que esa demanda sea cada vez mayor?. Airbnb desde luego que no. ¿Windu y Alterkeys? Tampoco. No miremos hacia las empresas, si no a las personas. Es el consumo colaborativo, y se rige por otras normas.

La clave se encuentra más bien en los anfitriones y en sus pisos, su mundo, sus intereses, su personalidad y sus sueños. Son tu alter ego madrileño y compartís muchas cosas sin ni siquiera conoceros. Se establece la confianza con tu par. Ese es el interés de este nuevo nicho de mercado. Les gustas tú y tu mundo, y tus evaluaciones confirman que eres tú quien dices ser. En Madrid, muchos parados cualificados sin prestación por desempleo se han visto obligados a alquilar sus casas para llegar a fin de mes y pagar sus facturas. Están excluidos del mercado laboral, pero están muy cualificados, son educados, están viajados y hablan idiomas, y eso se respira en sus casas. Pueden mantener una conversación, en inglés fluido, y explicar a personas que se consideran sus pares cosas que interesan a estos, sobre Madrid y sobre nuestra riquísima historia. Esa historia está atesorada en nuestros genes y muchas personas han descubierto el placer de ser un anfitrión turístico.

El anfitrión es aquel que disfruta compartiendo su mesa o su casa. Si hay un pueblo anfitrión en España, ese es precisamente el madrileño, donde para serlo simplemente uno viene y se hace de Madrid. El anfitrión madrileño está tan orgulloso de su ciudad, su gastronomía, sus museos, sus cafés, sus rincones y sus secretos que la muestra con cierta vanidad y mucho cariño. Si encima gana dinero, ahí se convierte en el mejor anfitrión. No hay más que ver las evaluaciones de los mejores anfitriones. Arrasan, naturalmente. Empatizan con un público que desea sentir que está visitando el piso de alguien cercano, y que ese nuevo camarada se encargará de que su experiencia en Madrid sea increíble y única, sin necesidad de preocuparse de nada más que disfrutar de Madrid y … de gastar. Los buenos anfitriones son aquellos que sugieren a sus huéspedes dónde cenar, comprar, visitar, y en definitiva, gastar. Los huéspedes de estos portales destinan una enorme cantidad de dinero en comercio de barrio, en grandes almacenes y en sitios cool. Todo con un inglés impecable, y sí, los anfitriones quieren que los turistas gasten en Madrid. Y mucho.

Si yo fuera Antonio Gil, hubiera dicho que al haber emergido de manera sorpresiva nuevos factores en el mercado, la Asociación Empresarial Hotelera de Madrid (AEHM) sugería a la Comunidad de Madrid la conveniencia de retrasar un mes el proceso de firma del decreto para escuchar las alegaciones de aquellos ciudadanos que creen tener algo que aportar. Una vez realizadas las alegaciones pertinentes, ya es responsabilidad del legislador realizar una ley en la que nadie podría decir que no ha participado porque no le hayan dejado. Durante ese mes, yo me lanzaba a contratar a toda prisa a los mejores anfitriones para vincularlos con las cadenas hoteleras y ofrecer el modelo más revolucionario del turismo internacional. Los hoteles en Madrid, con la calidad e historia que les avala, ahora ofrecen dos posibilidades: el hotel tradicional o el piso con anfitrión turístico (el mundialmente conocido Modelo Madrid). Ambos productos con la calidad avalada por el hotel y atacando a ambos mercados. Sin necesidad de invertir ni un euro. Hoteles con pisos en exclusiva. Con anfitriones madrileños en exclusiva para sus nuevos clientes. Con personas ya formadas y motivadas, y plenamente operativas desde mañana. Con acuerdos contractuales entre hoteles y anfitriones turísticos. Con impuestos pagados a través de sociedades y autónomos y con ingresos públicos por tasas turísticas para el Ayuntamiento. Con control de calidad y retroalimentación para mantener la excelencia turística en Madrid. Yo apostaría por la creación de la figura de Anfitrión Turístico como un nuevo tipo de trabajo especializado, cuyo origen conceptual estuviese situado en Madrid.

El Modelo Madrid es uno de los otros servicios exclusivos de este hotel. ¿La industria hotelera no puede generar “experiencias únicas con un genuino anfitrión madrileño”? ¿Por qué no?

Sería una revolución. Y éste sería su espíritu. Barcelona quedaría pasmada 🙂

Anuncios

Acerca de Rafael Martinez-Cortiña

21st century life explorer in Madrid, a city that makes sense
Esta entrada fue publicada en Modelo Madrid y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

7 respuestas a Si yo fuera Antonio Gil, hubiera dicho…

  1. Sebastian dijo:

    Hola Rafael, gracias por tu trabajo informando sobre la economía colaborativa y concienciando sobre los peligros que se ciernen sobre ella. No sé si conoces la plataforma Change.org. Creo que no estaría de más iniciar una campaña de recogida de firmas, basada en este artículo, informando de los amplios beneficios que tiene este tipo de economía para cubrir una demanda no resuelta por los hoteles, (como mejorar la competitividad, incrementar el turismo, paliar los efectos de la crisis…) y que denuncie las presiones y los posibles tratos de favor que puedan obtener los hoteleros en función de sus contactos y los intereses compartidos con el establishment político.

  2. Alberto dijo:

    Hace ya un tiempo que se habla de los esquemas win-win, en los que se intenta llegar a acuerdos que son positivos para las dos partes. Estos acuerdos son los más beneficiosos, no solo por ganar las dos partes, sino por crear apoyos y sinergias entre ellas. Después de todo, todos estarían interesados en que ese acuerdo se hiciese realidad y en vez de tener enfrentamientos entre las partes, se tendrían apoyos.
    En el caso que hablas, no solo las dos partes del acuerdo, hoteleros y anfitriones, saldrían ganando, sino que además saldrían ganando muchos más sectores. Los turistas, que podrían elegir alojamientos a su gusto (y que, si se ven privados de una oferta que existe en muchísimos más destinos, dejarán de lado Madrid para irse a otros alternativos), y gracias al dinero que se gastan estos turistas, los comercios, restaurantes, lugares de ocio…, la gente gracias a la demanda de trabajadores, y finalmente las administraciones públicas gracias a los ingresos por impuestos (redundando esos ingresos en la ciudadanía en general).
    Cerrar Madrid a esa clase de turismo, turismo moderno y cada vez más demandado, no va a beneficiar a nadie. Simplemente, hará que la región caiga puestos en una lista de lugares a visitar, directamente por falta de la oferta adecuada a los gustos y necesidades de los turistas, e indirectamente porque al desaparecer esa oferta los turistas no acudirán, y no comentarán a sus amistades lo mucho que disfrutaron su viaje (y eso, en estos tiempos de redes sociales, es una campaña publicitaria imposible de valorar).

  3. La colaboración siempre trae más beneficios para todos que la confrontación. Jugar juntos en un nuevo campo abierto de oportunidades lleva indudablemente a un avance claro para los involucrados. Basarse en un modelo completamente nuevo (y ya funcionando) para crear otro nuevo puede significar un salto cualitativo muy importante. La ciudad que tenga la sensibilidad de adelantarse y asumir los cambios como suyos, sera sin duda un marco de referencia a nivel mundial. Aparte de los beneficios de la colaboración entre los hoteles de Madrid, los anfitriones y el nuevo segmento de alojamiento surgido en un mundo globalmente conectado, ser la primera ciudad que abrace este modelo (Modelo Madrid) significaría beneficiarse automáticamente de publicidad y cobertura mediática de incalculable valor. Adelantándose en crear un nuevo know how sería paso importante(y fácil) de imponer Madrid como la primera ciudad del turismo colaborativo del mundo.

  4. Me parece muy buen enfoque del tema el que has trazado Rafael. La industria hotelera y los gobernantes no pueden negar una nueva relidad creciente, acorde con las posibilidades que ofrecen las nuevas tecnologías y un cada ve mayor mercado que busca un producto de calidad , que se ajuste a sus preferencias y económico.En la variedad está el gusto. Por qué limitarnos y no complementarnos?? Por qué tanto miedo a que convivan todas las alternativas?? En lugar de prohibir por qué no ofrecer distintas modalidades y que el viajero elija??

  5. En lugar de buscar el interés propio por qué no el desarrollo global del sector?

  6. Luis dijo:

    Ante el mundo cambiante nacen ideas imaginativas como la tuya, que constituyen oportunidades para nuevos colectivos, y que los ya establecidos deben respetar e incluso imitar.
    Saldremos de esta crisis con ideas como la tuya, originales, innovadoras y participativas.
    La unión hace la fuerza. Gracias a las redes sociales cada uno de nosotros es oído.

  7. Pingback: Abrazada para proteger la economía colaborativa - OuiShare

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s